Publicidad

sábado, febrero 18, 2017

12 años de aventura. 12 años de Memento Mori!

Bueno... este es mi primer post en este mi primer blog. A ver si tengo suerte, y alguien lo lee (cosa altamente improbable si no son amigos y familiares varios).

Así, con esta breve introducción, empecé el 18 de febrero de 2005 la gran aventura personal en que se ha convertido mi querido e inseparable blog "Memento Mori!". En estos 12 años (en que el mundo ha cambiado lo que no está escrito y no lo conoce ni la madre que lo parió), y desde estas páginas cibernéticas he querido dar rienda suelta a mis pensamientos, opiniones, inquietudes e indignaciones, hasta el punto de llegar a la impresionante cantidad de 1.185 entradas publicadas. Cantidad que ni en mis más remotas expectativas habría imaginado poder llegar. Sin embargo, aquí están. Aquí estamos.

Soy consciente que este blog me ha cambiado la vida -no es la primera vez que lo digo (ver ...y 1000) y no será la última- pero lo que creo que no llegaré a ser nunca consciente es de hasta qué nivel soy un auténtico pelele en manos de Memento Mori. Y es que, de un tiempo a esta parte, todos los proyectos en los que estoy metido y que -como habréis comprobado- me impiden publicar todo lo frecuentemente que quisiera, están relacionados directamente con él. Talmente como si el blog tuviera vida propia y me condujera allí por donde él quiere que me dirija.

1.975.000 visitas, entre 1.500 y 2.000 visitas diarias sostenidas, y provenientes de todos los rincones del mundo, son estadísticas que asustan, que responsabilizan. Responsabilizan, porque significa que la gente se interesa por lo que escribo. Responsabilizan porque la información que reciben todos esos lectores ha de ser lo máximo de veraz posible. Responsabilizan porque enseñan muchas cosas, entre ellas, Historia. Una Historia que, explicada desde mi particular punto de vista, utiliza las anécdotas históricas para introducir al lector de forma entretenida en épocas y situaciones que, de otro modo, sería un auténtico peñazo: coincidirán conmigo que no es lo mismo estudiarse las relaciones entre Castilla, León y las Taifas del siglo XI a palo seco, que conocer el porqué se mató a un rey mientras cagaba (ver Sancho II de Castilla, el rey que murió cagando). 

Sea como sea, Memento Mori aquí sigue. Hoy cumple 12 años, y como un niño preadolescente, comienza a tener criterio propio. Un criterio que hace que yo, su padre, me vea arrastrado a atender sus necesidades y designios so pena de quedar atrapado en su absorbente, sacrificada, pero siempre dulce tiranía.

Felicidades, y... ¡que cumplas muchos!


Memento Mori se está haciendo mayorcito

1 comentario:

ardea dijo...

Doncs sí, que siguin molts més! Tinc una carpeta al meu correu per guardar les publicacions que no puc llegir al moment i quan tinc una estoneta...memento mori! Moltes felicitats i a seguir gaudint del que fas!