Publicidad

lunes, octubre 27, 2014

¿Es supermán? No, la Señora Rogers

Un coche o lo que sea
Que el ser humano es extraordinario es una cosa que -a parte de eslóganes publicitarios- es harto sabido de todo el mundo. Día tras día nos llegan noticias de nuevos récords, de nuevas proezas alcanzadas gracias a llevar al máximo esta compleja máquina que es nuestro cuerpo. Duros entrenamientos, tesón y, a veces, uso de sustancias químicas han hecho que el límite del cuerpo humano cada día llegue más lejos en sus posibilidades, pero no siempre estas hazañas han sido buscadas. Tal fue el caso de Maxwell Rogers, una mujer que fue capaz de levantar un coche pesando ella tan solo 50 kilos. ¿Magia? no... miedo.

El día 26 de abril de 1960, Maxwell C. Rogers, de la población de Tampa, en Florida (EE.UU), tuvo el honor de salir en los diarios debido a una gesta que había protagonizado involuntariamente: había sido capaz de levantar ella solita un coche de 1.650 kg. No fue nada preparado, ni entrenado, simplemente fue cuestión de vida o muerte.

El hijo de la señora Rogers estaba arreglando su coche cuando el gato que lo sostenía, cedió y lo atrapó debajo. La mujer, de poco más de 50 kg, al ver lo que le estaba sucediendo a su hijo, saltó hacia el coche y, con toda la fuerza del mundo, lo levantó lo suficiente para que el hijo escapara de debajo del auto en que había quedado atrapado.

El miedo inyecta adrenalina
El chaval acabó sano y salvo, aunque con pequeños rasguños, pero la madre tuvo que ser hospitalizada tras haberse roto diversas vértebras tras el esfuerzo sobrehumano que había tenido que hacer para salvar a su hijo. ¿Qué había pasado? ¿Cómo pudo hacer una persona tan menuda semejante barbaridad física?

El cerebro, cuando se encuentra en una situación de peligro, segrega toda una serie de hormonas, entre ellas la adrenalina, provocando la respuesta inmediata del cuerpo para entrar en acción. Es entonces cuando el corazón bombea sangre extra a los músculos para que éstos puedan responder a toda potencia ante el peligro que se nos viene encima. 

En el caso de la señora Rogers, el hecho de ver a su hijo en apuros, le provocó una inyección masiva de adrenalina al torrente sanguíneo que le hizo lanzarse sobre el coche para, con toda la fuerza que le dieron sus músculos, poder levantarlo y así liberar a su hijo.

Superando los límites
Hasta tal punto el estrés le hizo hacer fuerza que la tensión muscular ejercida y el peso soportado, sobrepasaron la capacidad de resistencia de las vértebras de la mujer, provocando su ruptura. La señora Rogers había salido casi peor parada que el accidentado, pero el miedo y la titánica fuerza de voluntad por ayudar a su hijo obraron el milagro.

Sea como sea, Maxwell Rogers se dejó medio cuerpo en aquella increíble maniobra gracias a un sistema de alarma que pone todo el cuerpo en tensión ante un peligro y que nos recuerda que, el ser humano, aunque nos parezca lo contrario, es capaz de llegar a lo más alto si realmente lo desea y lucha por ello. El resto son simples excusas.

Que se lo digan a la señora Rogers.


El estrés puede llevar el cuerpo al límite


Webgrafía

No hay comentarios: