Publicidad

lunes, agosto 25, 2014

El sorprendente e insólito Ciclón Catarina

Ciclón Catarina
Los avances tecnológicos y el estudio de las dinámicas que mueven la atmósfera han hecho que cada día que pasa ahondemos más y más en el conocimiento del clima y su evolución a medio y corto plazo. No obstante, y desde un punto de vista de alguien de la calle, sorprende que, a pesar del imparable desarrollo en las investigaciones atmosféricas, los hombres (y mujeres, claro) del tiempo acierten menos que usted a la lotería. La realidad es que -más allá de lo que piensen los hosteleros en vacaciones- las predicciones meteorológicas cada vez son más certeras y ajustadas, pero lo que el ciudadano de a pie no tiene en cuenta es que, la brutal cantidad de parámetros diferentes que interfieren en la atmósfera, hacen que llegar a su pleno conocimiento se convierta en un inalcanzable horizonte que se aleja tanto más nos acerquemos a él. O si no, que se lo pregunten a los científicos cuando, de repente, salió un huracán de donde nunca se había producido ninguno. Es el caso del inesperado Ciclón Catarina.

Medicane en el Mediterráneo
A orillas del Mediterráneo, si algo sabemos es que el tiempo va por un lado y las previsiones van por otro, y que raras veces llueve cuando se anuncian o bien se pone a llover sin haber ningún aviso al respecto. El colmo llega cuando, de vez en cuando se generan auténticas tormentas tropicales llamadas "medicanes" (del inglés "mediterranean hurricane", huracán mediterráneo) fuera de su zona habitual de formación oceánica, cogiendo en bragas a todo el mundo. Esto, es muy raro, pero puede ocurrir en el Mediterráneo debido a su particular geografía de olla de agua caliente prácticamente cerrada, sin embargo, esto mismo, en Atlántico Sur, es prácticamente imposible... o eso se creía.

Corrientes del Atlántico Sur
Los huracanes o tifones se producen en las zonas tropicales de la Tierra debido a la mayor insolación ecuatorial, la cual calienta y evapora el mar que, ayudado por las corrientes atmosféricas, hace que se desarrollen tormentas que acaban transformándose en devastadores huracanes. Esto, que funciona en todas las áreas tropicales del planeta, en la parte del Atlántico al sur del Ecuador no lo hace, debido a la peculiar forma de sus corrientes marinas que hace que las aguas sean más frías. Esto, sumado a que a unos 10 km de altura, la atmósfera tiene corrientes de aire demasiado fuertes, hace que cualquier tormenta no pueda desarrollarse en demasía y, ni mucho menos, se generen huracanes. No obstante, la atmósfera, en 2004 hizo de su capa un sayo y, para sorpresa de la comunidad científica, generó un huracán allí donde en 100 años no se había observado ninguno: al sur de Brasil.

Trayectoria de ida y vuelta
Todo empezó a principios de marzo de 2004 (finales de verano en el hemisferio Sur) como una borrasca normalita originada ante la costa brasileña que, debido al calor del verano, creció y se fue moviendo hacia el interior del Atlántico, en dirección sudeste, donde presumiblemente se desharía. Nada hacía presagiar lo que se vendría después.

De repente, después de estarse alejando de la costa hasta el día 22, el núcleo tormentoso dio media vuelta y, deshaciendo el camino andado, fue creciendo más y más, tomando una fuerza increíble fruto de las aguas progresivamente más calientes que se iba encontrando en su viaje de vuelta a las costas cariocas. Este aporte de energía extraordinaria hizo que, en vez de disiparse, la borrasca se profundizara y se convirtiera en una auténtica tormenta tropical. Y no se quedaría aquí.

El ciclón Catarina, tocando tierra
El día 26, la velocidad de los vientos continuó aumentando, compactando la tormenta y llegando a rachas de 180 km/h, que hicieron que se formara un ojo nítido que se observaba desde el espacio. Los meteorólogos mundiales fliparon en colores, ya que se había superado el umbral que lo convertía en huracán de grado 2 en una zona donde nunca jamás se había producido ninguno y donde, para más inri, no existía ninguna agencia oficial que supervisase el desarrollo de este tipo de fenómenos.

40.000 hogares afectados
El "huracán", por llamarlo de alguna manera, ya que los científicos no se ponían de acuerdo, tocó tierra en la costa brasileña entre el 27 y el 28 de marzo, afectando de pleno la ciudad de Torres (Río Grande del Sur), con lluvias intensísimas, que produjeron amplias inundaciones y vientos sostenidos de más de 150 km/h que mataron a 3 personas, 75 fueron heridas, destruyeron 1500 casas y afectaron a 40.000 hogares más, obligando a abandonarlos a 10.000 personas. Asimismo, destruyó la práctica totalidad de las cosechas de plátanos y el 40% de las de arroz... y aún se quedó corto, dado que las autoridades brasileñas, como en una mala película de catástrofes cualquiera, subestimaron el fenómeno y se negaron a reconocer oficialmente que "aquello" era un auténtico huracán, lo que produjo que mucha gente no tomara las medidas de seguridad oportunas, colaborando al caos posterior.

La tormenta, la cual no tiene ningún nombre oficial, pero llamada extraoficialmente "Ciclón Catarina" por su proximidad al estado brasileño de Santa Catarina, acabó disipándose rápidamente tras entrar en el continente, tal y como hacen los huracanes en otras zonas y latitudes, dejando todo un rastro de destrucción por allí por donde pasó.

Ciertamente no se sabe cual fue el origen de este fenómeno atmosférico, habida cuenta que nunca se había detectado antes, ni tampoco se ha detectado después. Los científicos suponen que la combinación de una temperatura del agua del Atlántico sur (24-25ºC) anormalmente por encima de la habitual, con una anomalía en los vientos en altura, habrían propiciado el crecimiento descontrolado de una borrasca "doméstica" hasta llegar al nivel de un huracán. No falta quien lo atribuye al calentamiento global.

Un huracán subestimado
Sea como sea, el caso del Ciclón Catarina ha dejado claro que lo que ignoramos respecto la atmósfera y su dinámica es muy superior a lo que sabemos de ella y que, en cualquier momento, la naturaleza puede salir por peteneras y dejarnos a la altura del betún (ver El Efecto Ártico). En esta situación, si no recapacitamos y actuamos con humildad, cualquier previsión e intento de control se puede ir al traste debido a que, como el trabajador incompetente, nos creamos que sabemos más de lo que realmente sabemos y suframos en nuestras propias carnes los efectos de nuestra petulante ignorancia.

La Tierra, nos guste o no, siempre manda.




El Ciclón Catarina, único en la historia formado en el Atlántico Sur

Webgrafía

domingo, agosto 24, 2014

La Cara B de la Historia, nuevo libro de Ireneu Castillo

Hola a todos!

Os informo de la aparición en el mercado a partir del día 15 de este mes de septiembre de mi nuevo libro basado en Memento Mori llamado "La Cara B de la Historia", el cual se podrá adquirir tanto en formato eBook (por las principales plataformas que distribuyen obras en castellano a nivel mundial) como en formato papel.

Aquí os adjunto el enlace a la ficha del libro que la editorial "Ven y te lo cuento" (editora del libro) ha publicado en su página web.

http://www.venytelocuento.com/colecciones/16_-191-Y-si-fuese-cierto/238_La-cara-B-de-la-historia/


Se pretende hacer una presentación de cara a octubre, aún por concretar fecha y lugar específico pero os iré informando según tenga información más detallada.

¡Gracias por vuestro apoyo para hacerlo posible!

¡Espero que os guste! 

-Ireneu Castillo-


Mi nuevo libro, a la venta a partir del 15 de septiembre

viernes, agosto 22, 2014

La habitación de Ames, una forma curiosa de engañar nuestro cerebro

La Habitación de Ames
Hay un refrán que dice que no se crea lo que no se vea y la mayoría de las veces tiene su parte de razón. Y digo la mayoría porque, en algunas circunstancias, el hecho de que estemos viendo alguna cosa no significa que lo estemos percibiendo correctamente, ya que por muy bien que funcionen nuestros sentidos siempre nos pueden estar engañando. Esto pasa cuando estamos ante un juego de perspectivas del estilo de la perspectiva Borromini (ver El arte de engañar con las apariencias: La Perspectiva Borromini) en que nada está donde aparenta estar, engañando totalmente a nuestro cerebro. Este juego de percepciones hizo que el oftalmólogo estadounidense Adelbert Ames Jr, en 1946, diseñara una habitación en que el engaño de la perspectiva se llevaba al máximo exponente: la habitación de Ames.

Juego de perspectivas
En la película El Señor de los Anillos, la diferencia de altura entre los enanos hobbits y el mago Gandalf es, sencillamente, abismal y no son pocas las escenas en que la diferencia de altura entre los personajes se hace evidente. Alguien podría pensar que el retoque informático de las imágenes ha funcionado a toda castaña, y más si sabemos que el actor que interpreta al enano Frodo (Elijah Wood) tiene 1.68 m  y el que hace de Gandalf (Ian McKellen) tiene 1.80 m -tan solo 12 cm más-, pero no, el presupuesto no daba para tanto y se echó mano a algo tan barato como el juego de perspectivas y el principio de la habitación de Ames.

Gigantes y enanos de la misma altura
En la habitación de Ames -una habitación cúbica de apariencia totalmente normal- una persona ubicada en una esquina de la estancia, parecerá tener una cierta altura. Sin embargo, y como por arte de magia, si la misma persona se dirige a la esquina contraria, progresivamente va creciendo hasta llegar a aparecer ante nuestros ojos como un auténtico gigante que apenas cabe en la altura de la habitación. Llegado a este punto, ha de saber que nuestra vista ha engañado a nuestro cerebro talmente como a un chino.

Forma real de la habitación
Efectivamente, aquello que ante nuestra vista aparece recto y angulado, resulta que en realidad no existe. La habitación, no es cúbica, sino trapezoidal, de tal forma que hay una parte más cercana al espectador que la otra. Asimismo, lo que parece que sea plano (el techo y el suelo), no lo es en absoluto, sino que es un plano inclinado. Si a esto añadimos toda una serie de ornamentación en perspectiva equívoca en concordancia con el punto de vista general, obtendremos un trampantojo perfecto que tan solo se ve roto por el movimiento de la persona, la cual parece variar de tamaño milagrosamente según va evolucionando por el interior de la habitación.

La habitación a medio construir
Este juego de perspectivas que engañan a nuestro cerebro, es percibido por el común de los mortales que lo están observando. Ahora bien, si usted es una mujer y está enamorada de su marido, como lo esté viendo en una habitación de Ames, puede ocurrir que no lo vea distorsionarse e, incluso, que vea distorsionarse a todos los que estén con él... menos a él. Curioso, pero cierto, es lo que los científicos han dado a llamar el "Fenómeno Honi".

Desde fuera todo es diferente
Este fenómeno, que toma el nombre de la primera mujer en que se observó en 1949, no se sabe porqué ocurre, pero sí que afecta casi exclusivamente a las mujeres. Los médicos especulan que la diferente percepción espacial de las mujeres respecto los hombres, así como una especial relación de familiaridad y cariño para con el observado pueden hacer llegar anular el efecto de la habitación de Ames, no así para con la gente extraña que lo puede estar rodeando. El hecho de que lo mismo no pase a los hombres, puede dar pie a más de un comentario (perdonen la tonta carraspera) no exactamente cariñoso en alguna pareja.

Un engaño al cerebro
Sea como sea, la habitación de Ames, lo que deja en evidencia es que los sentidos, si bien son los periféricos que nos permiten estar en contacto con el mundo que nos rodea, ni ellos son perfectos ni lo es la central de proceso de datos que es el cerebro. Ello produce que, a pesar de estar recibiendo la información correctamente, los datos no sean procesados igual de bien, produciendo conclusiones erróneas que nos lleven a equivocación. O como decía mi abuelo... de lo que no veas, no creas y de lo que vieres, la mitad creyeres.

Sabiduría popular anti trampantojos.


No nos podemos fiar ni de nuestros sentidos

Webgrafía

jueves, agosto 21, 2014

El inquieto punto caliente de las Islas Hawaii

Volcán Kilauea
En este planeta, pocas cosas más desconocidas hay para el grueso de la gente que el propio suelo que pisamos. La cotidianidad de tenerlo ahí todos los días hace que el común de los mortales no se plantee ni de donde ha salido, ni cuales son sus dinámicas habituales, excepto cuando esta actividad se pone de manifiesto y afecta a la vida cotidiana de la gente (ver Sant Celoni 1927, un terremoto a las puertas de Barcelona) siendo entonces cuando todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara y advierte que las montañas están ahí por algo. Es en esta situación que los geólogos intentaron (e intentan) explicar estos movimientos y vieron que la corteza terrestre está dividida en placas que se menean más que la cola de una lagartija y que uno de los sitios donde mejor se puede ver este movimiento es en las islas Hawaii, un auténtico punto caliente del planeta.

Alfred Wegener
Cuando Alfred Wegener, en 1912 propuso su teoría de la deriva de los continentes, lo hizo en base del más que sospechoso encaje entre Sudamérica y África. Según fue pasando el tiempo y avanzando el estudio geológico de la Tierra y, sobre todo, del fondo del mar, salieron infinidad de pruebas que demostraban fehacientemente que la primigenia teoría de la tectónica de placas de Wegener era correcta. Una de estas pruebas irrefutables era la propia existencia de las Hawaii y el raro rastro que había en el fondo del mar durante miles de kilómetros.

El archipiélago de las Hawaii
Las Hawaii son un archipiélago volcánico que se halla perdido en medio de la inmensidad del Pacífico, que llamó pronto la atención de los geólogos por su permanente vulcanismo y porque sus 19 islas y atolones están dispuestas en una muy peculiar forma de hilera en dirección sureste-noroeste. Peculiaridad que se ve acrecentada en tanto y en cuanto que las islas más grandes y con vulcanismo activo son las que están al sureste, mientras que las que están más hacia el noroeste son progresivamente más pequeñas y con vulcanismo menor o, directamente, extinto. ¿Qué estaba pasando aquí? ¿Porqué hay esta diferencia de tamaños y de actividad volcánica?

A los antiguos habitantes de las islas no les era ajeno esta curiosa disposición y creyeron que la diosa Pele, protectora de los volcanes, se iba cada vez más hacia el sureste conforme que su hermana -que quería birlarle el novio- la descubría; al final se refugió en la más alta y alejada, la isla de Hawaii, ya que la lava que fluye en el volcán Kilauea, la protegía. Una romántica interpretación de una interesante actividad volcánica para la cual los geólogos tienen otra explicación.

Traza del punto caliente de Hawaii
El estudio de las partes emergidas era ya de por si concluyente, pero cuando se estudiaron los fondos marinos, se vio que detrás de las últimas y más pequeñas islas había una miríada de montes submarinos, progresivamente más pequeños y profundos que, a partir de un punto, tomaban dirección norte hasta llegar a tocar prácticamente la península de Kamchatka, a 5800 kms de la isla de Hawaii. Ahí es nada,... pero no acababa todo aquí.

Esquema de las Hawaii
La placa del Pacífico, que es sobre la cual se encuentra el archipiélago de las Hawaii y la caterva de montes submarinos que le siguen -llamada "cadena Emperador"-, por los estudios de la edad de su fondo, se determinó que era más joven cuanto más cerca del continente americano y más antigua cuanto más cerca de Asia se encontraba. Ello significaba que tenía un movimiento este-oeste y que se demostraba, una vez más la teoría de la deriva continental, pero... ¿y Hawaii? ¿se había quedado quieta?

Hotspot o Punto Caliente
Efectivamente, los geólogos determinaron que bajo las Hawaii existía un punto fijo de ascenso de magma desde las capas más internas del planeta que permanecía en su sitio a pesar del movimiento por encima de la placa del Pacífico, en lo que se dio a llamar Punto Caliente o Hotspot de las Hawaii.

De esta forma, la gran bolsa magmática de unos 500 km de diámetro que se encontraba fija en el manto terrestre, iba rompiendo la corteza terrestre conforme esta iba avanzando a la velocidad de crucero de 8 a 10 centímetros por año, y generando nuevos volcanes constantemente que emergían al exterior en forma de islas.

Placas Tectónicas terrestres
Según iba circulando la placa, conforme que las islas-volcanes iban sobrepasando el hotspot, éstos se iban apagando progresivamente, siendo, a su vez, erosionados por el mar, convirtiéndolos primero en islitas, después en atolones, y finalmente en montes submarinos prácticamente indetectables. Se demostraría así la veracidad del movimiento de las placas terrestres gracias a la línea de puntos que, en forma de islas y montes submarinos, había dibujado durante los últimos 50 millones de años el viaje de la placa del Pacífico sobre el hotspot de las Hawaii.

Terremoto Chile 2010
La existencia de más "puntos calientes" en la corteza terrestre (Yellowstone o las Islas Canarias lo son también) ha ayudado a los científicos a conocer los movimientos relativos de las placas tectónicas y así estudiar mejor los terremotos. Más allá de la búsqueda de gas y petróleo (ver ¿Qué es un almacén de gas?) las ciencias geológicas son una interesante ciencia que nos proporciona una visión aproximada de nuestro mundo; un mundo que, aunque parezca que no, permanece en continuo movimiento y evolución.



El Kilauea, una de las bocas del punto caliente de Hawaii

Webgrafía

miércoles, agosto 20, 2014

El colorido espectáculo natural de la Formación Zhangye-Danxia

Formación Zhangye-Danxia
Sabido es que la naturaleza nos proporciona los espectáculos más bellos que podamos llegar a imaginar, pero justamente por repetirlo tanto, es posible que nos lleguemos a olvidar de lo que se quiere decir con ello. No obstante, si nos acercamos a la ciudad de Zhangye, en la provincia de Gansu (China), existe un paraje natural en el cual la palabra belleza toma todo su significado, hasta el punto de hacerlo merecedor de haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 2010. Me estoy refiriendo al Parque Geológico de la Formación Danxia.

Estratos de todos los colores
A unos pocos kilómetros al noroeste de la ciudad de Zhangye, en medio de un terreno estepario donde a duras penas llegan a caer 150 litros por metro cuadrado al año, se halla uno de los paisajes geológicos más curiosos que una persona pueda llevarse a los ojos.

Vista aérea de la zona
En esta zona, un relieve semidesértico formado por colinas y estrechas cárcavas excavadas por el agua, el viento y el aire, ha dejado al descubierto toda una serie de estratos de sedimentos que tienen como característica principal el hecho de que cada uno de esos estratos tiene un color diferente. Ello ha creado un esplendoroso abanico de abigarrados colores naturales que alguien podría pensar que ha sido creado por la mano del hombre si no hubiese sido ampliamente estudiado por los científicos.

El origen de este curioso paisaje lo hemos de buscar hace más de 100 millones de años, en pleno período Cretácico, cuando los movimientos tectónicos formaron una cubeta sedimentaria en la cual se depositaron los sedimentos provenientes de las montañas existentes en sus orillas.

Los estratos siguen elevándose
Tras más de 70 millones de años de deposición, las arenas, gravas y conglomerados formaron una capa de unos 5000 metros de espesor, la cual, hace 30 millones de años empezó a sufrir los efectos del choque entre la placa India y la placa Euroasiática, o lo que es lo mismo, la formación del Himalaya. Este brutal choque produjo que toda la cubeta se levantara, doblando y deformando esta parte de la corteza continental, permitiendo que los sedimentos quedaran a la intemperie y oxidando de forma diferente cada estrato en función de la composición mineralógica de cada uno.

Ubicación de Zhangye en China
La erosión diferencial y el clima continental de la zona ha hecho que esta formación geológica, que tan solo se puede encontrar en China y que ha sido bautizada por los geólogos como Formación Danxia, haya dado lugar al curiosísimo paisaje de ese paraje repartido entre los municipios de Linze y Sunan. Una zona que, según parece, durante los últimos 500.000 años ha seguido elevándose al ritmo de 87 cm cada 10.000 años, como fruto del crecimiento del Himalaya, a más de mil kilómetros hacia el sur.
Estratos de arenisca oxidada

Rojos, naranjas, ocres, amarillos, verdes, azules, grises... toda una paleta de vivos colores que atrae cada año a miles de turistas a esta zona del interior de China y que obtiene todo su esplendor después de que, una de las escasas lluvias de la zona, haya limpiado de polvo y avive los colores de estas erosionadas colinas. Todo un gustazo para la vista y el conocimiento de todo aquel sensible a la armonía del mundo que nos rodea.



Un colorido espectáculo natural

Webgrafía

martes, agosto 19, 2014

El curioso amor por Jesús que une a musulmanes y cristianos

Isa, hijo de Maryam
Desde la Edad Media, las luchas entre cristianos y musulmanes han sido la tónica general en el escenario bélico del mundo. Ya sea directamente ejército contra ejército o como acicate de las bajas pasiones de unos contra otros, el enfrentamiento entre una y otra religión ha sido reiterado en la Historia, manifestando en forma de guerra las profundas divergencias entre una y otra confesión... o no. Y digo "o no", porque más allá de las diferencias de estilismo y de tipo de escritura, resulta que las ideas básicas no difieren tanto como el enfrentamiento secular pudiera hacer pensar, ya que, por ejemplo... ¿sabía usted que Jesús, para el Islam, es un personaje tanto o más importante que Mahoma? Pues aunque le parezca mentira, así es.

Peregrino en La Meca
Siglos y siglos de conflicto religioso y de aislamiento político y social entre una y otra comunidad han hecho que ambas sean unas perfectas desconocidas entre sí. Estas diferencias, usadas hábilmente por los responsables políticos y religiosos de uno y otro bando en sus cainitas luchas de poder, han llevado a que, lo que en un principio no era más que una cuestión de matiz, se haya convertido en un auténtico muro antagónico. Y el caso de Jesús de Nazaret resulta paradigmático en este sentido.

Cruzadas, guerras de religión
Para empezar hemos de saber que el Oriente Medio de los siglos  II a.C. al VI d.C debido a su gran actividad humana y sus espacios desérticos y esteparios, fue un gran crisol de religiones y adscripciones teológicas de todo tipo como resultado de la síntesis de las diferentes religiones (judíos, greco-romanos, egipcios...) que convivían en tan poco espacio de terreno. En esta situación, Mahoma, el gran profeta musulmán, durante el siglo VI, aprendió teología de fuentes judías y cristianas las cuales fueron las que le dieron la base a partir de la cual desarrollar lo que posteriormente se ha llamado como Islam.

De esta forma el Islam considera la Torá (el Antiguo Testamento) y el Nuevo Testamento como libros sagrados ya que en todos ellos se explica la palabra de Dios (Alá significa, simplemente, Dios), incluyendo en su santidad a los personajes que en ellos aparecen, entre ellos, Jesús.

Jesús en un códice islámico
Jesús, conocido como Isa en el Islam (ambos provienen del nombre arameo "Yeshua", que significa "Dios es salvación"), al contrario que en el cristianismo, que lo considera como el hijo de Dios en la tierra, para los musulmanes es simplemente un profeta más que hacía milagros y predicaba la palabra de Dios, talmente como Moisés, Abraham o Jacob. Ello es debido a que el Islam considera que Dios es Dios y la humanidad es la humanidad, simplificando así la enrevesada, incomprensible, pero tan cristiana idea de que Dios es uno y trino.

Isa (con llamas de santidad)
Para denotar la importancia del papel de Jesús en el Islam como mensajero de Dios, hemos de tener en cuenta que en el Corán (el libro sagrado de los musulmanes), Isa sale nombrado hasta 25 veces, mientras que el nombre de Mahoma, tan solo lo hace en 5 cinco ocasiones. Por otro lado, igualmente se le considera "mesías", y que incluso llegó a profetizar la llegada de Mahoma. Todo ello sin olvidar que cada vez que se pronuncia su nombre, un buen musulmán ha de seguirlo con la fórmula "que la Paz y la Bendición de Dios sean con él".

Paralela a la tradición cristiana, el Islam cree también en la santidad de la Virgen María y en la Anunciación del Arcángel Gabriel, aunque eso sí, dice que Isa nació en medio del desierto, bajo una palmera que proveyó a su madre de agua y dátiles para pasar el mal trago del alumbramiento. De San José, la borriquilla, el buey y el portal de Belén no se menciona nada, pero no es el único detalle en que divergen con la tradición cristiana.

Maryam (la Virgen María)
Según el Islam, Jesús, debido a su condición humana, en el momento de su muerte no expió el pecado del mundo ni cosa parecida. Es más, no creen que Isa muriera finalmente en la Cruz, sino que cuando estaba haciendo el Vía Crucis, Dios -al estilo de la Asunción de la  Virgen María (ver El ancestral culto a la naturaleza del día de la Virgen de Agosto)- sustituyó a Jesús por otro (Judas Iscariote o incluso Simón el Cireneo), que fue el que realmente murió en la cruz. Según los musulmanes, si era el preferido de Dios, no tendría demasiado sentido que lo dejara matar, evidentemente.

Virgen y Niño cristianos
No obstante, lo que pasó después no está muy claro, ya que según qué autores piensan que Jesús murió de viejo en un país lejano, siendo la base de la teoría alternativa de la huida de Jesús a la India. Sea como sea, Jesús ascendió a los cielos y los musulmanes esperan que vuelva a la Tierra unos años antes del Juicio Final para liderar la lucha contra el Anticristo.

En definitiva, que más allá de un uso partidista y político de las diferencias entre ambas religiones en beneficio de los equilibrios de poder totalmente ajenos al plano ético-religioso, un estudio detallado de una y otra confesión nos ofrece más puntos de encuentro que de divergencia. Tal vez ya fuera momento de que todo el mundo fuera capaz de separar el grano de la paja y ver que lo que ha matado, y continua matando, no es uno u otro libro, sino la criminal mano ejecutora.

Jesucristo (que la Paz y la Bendición de Dios sean con él) lo tendría muy claro.


Representación persa de María y el niño Jesús

Webgrafía

lunes, agosto 18, 2014

Los Stroppendragers, el recuerdo de la humillación española de Gante

Los Stroppendragers
El recuerdo que de los 200 años de dominación española tienen los antiguos territorios de Flandes -hoy en día repartidos entre Bélgica, Holanda y Luxemburgo- no se puede decir que sea exactamente bueno. Las continuas guerras y represiones que tuvieron que soportar durante su pertenencia a la corona española (1515-1714), han hecho que los españoles, en el imaginario popular, aún en la actualidad estén relacionados con elementos negativos y controvertidos (ver Zwarte Piet, el curioso asistente español de San Nicolás)... y tal vez no sea para menos. De hecho, en Gante (Bélgica) las fiestas de la ciudad se inician con una procesión en que la gente lleva un nudo de horca en el cuello -los Stroppendragers- un "regalito" directo para los ganteses del emperador Carlos V allá por el 1540.

Centro histórico de Gante
La ciudad flamenca (no diga "olé", que le estoy viendo) de Gante celebra sus fiestas mayores durante la tercera semana de julio. Este evento anual, que pone la ciudad belga patas arriba durante 10 días, se abre con una bizarra procesión en que 50 personajes vestidos con túnicas blancas, caminan descalzos por Gante con una cuerda de ahorcado al cuello. Todo ello en recuerdo de la profunda humillación que les fue infligida por su paisano Carlos V -había nacido en Gante en 1500- cuando los ganteses se negaron a pagar la cantidad que el rey de España les había impuesto para poder sufragar sus divertimentos particulares en forma de guerras. Pero...¿qué fue lo que pasó?

Carlos I y V
Hacia 1538, Carlos V (el conocido Carlos I de España y V de Alemania, vamos) estaba batiéndose el cobre con el rey francés Francisco I por el dominio del norte de Italia. Este conflicto, como cualquier otro, obligaba a las arcas de la corona a hacer fuertes dispendios para poder mantener los ejércitos que entraban en liza, los cuales eran obtenidos -como no podía ser de otra forma- a base de estrujar el pueblo. En esta situación, los poderes fácticos de la industriosa Gante se negaron a hacer efectiva su parte, habida cuenta que ya tenía un montón de multas impuestas por la corona -aquello de "la muy leal" no iba con ellos- y que la ciudad había entrado en crisis. Evidentemente, al emperador la negativa le hizo una gracia tremenda.

François I de Francia
El conflicto continuó durante el año siguiente, entestados en negarse a pagar las tasas e incluso llegando a declarar al rey francés como soberano de Gante, lo cual acabó por inflar lo que no suena a Carlos V y le decidió a hacerles bajar los humos definitivamente a los ganteses, los cuales esperaban el apoyo de Francisco I. Sin embargo el rey galo había firmado una paz con Carlos V que no tenía ganas de romper por una minucia como esa y le dio permiso al emperador para que, atravesando Francia, llevase tropas a Gante para "tranquilizarlos" un ratillo y dejasen de dar por saco.

Gante, cuando el 14 de febrero de 1540 vio los 5000 soldados armados hasta los dientes que se habían apostado en las afueras de la ciudad, tembló como un flan -creían que el rey jamás se plantaría en persona y con su ejército en la ciudad- y decidió no presentar batalla, abriendo las murallas de par en par para acoger las fuerzas españolas. 

Comitiva en procesión
Carlos V mandó arrestar a los instigadores de la revuelta, de los cuales, unos 25 "perdieron" la cabeza por su mala cabeza -nunca mejor dicho- y el resto, tras un juicio que se alargó hasta el 29 de abril, acabaron por ser declarados culpables y sentenciados a ser humillados públicamente como castigo a su pertinaz rebeldía. Castigo que consistió en que, saliendo del ayuntamiento, una comitiva formada por todos los regidores, secretarios y funcionarios del ayuntamiento y 30 burgueses notables fueran descalzos y vestidos con túnicas negras a rendir pleitesía al rey, que se ubicaba en su palacio en la otra punta de la ciudad.

Rindiendo pleitesía a Carlos V
Sin embargo, estos personajes importantes de la ciudad no iban solos, ya que después de esta primera comitiva, desfilaban (todos ellos descalzos y con túnicas negras) 318 miembros de los gremios de artesanos -principales "paganos", ergo principales opositores al pago-, 50 tejedores  y, cerrando la procesión, 50 jornaleros vestidos de blanco -igualmente descalzos- y con un nudo de horca colgado al cuello, simbolizando su merecimiento a ser condenados a la horca. Todo un papelón, vaya.

Representación del rey y la reina
El emperador, no obstante, no dejó ahí el castigo a Gante. Además de esta humillación de sus próceres, anuló todas las leyes, fueros y privilegios de que se beneficiaba la ciudad, dotándola de una administración escogida a dedo por la corona y con una nueva constitución. No contento, los gremios artesanos se vieron obligados a ser disueltos o a fusionarse, eliminó las puertas de las murallas, las campanas de la iglesia -símbolos de su libertad- fueron arriadas y la Abadía de San Bavón fue derribada para acoger en su interior una ciudadela desde la cual controlar la ciudad. Un castigo ciertamente inolvidable.

Estatua del Stroppendrager
Este hecho marcó tanto a los ganteses que acabaron por recibir el apodo de "stroppendragers" (los que llevan el nudo), cosa que llevó a que una asociación a finales de los 70 del siglo XX, con motivo de la fiesta mayor, recreara el humillante paseíllo a que fueron sometidos en el siglo XVI por los españoles como símbolo de la rebeldía y lucha por sus libertades del pueblo de Gante. Una procesión, que se ha convertido en uno de los principales atractivos de su  fiesta mayor, fruto de la recuperación de una dolorosa memoria histórica que tiene al rey y a los ejércitos españoles como antipáticos protagonistas.




Nudos al cuello de los Stroppendraggers

Webgrafía