Publicidad

jueves, noviembre 01, 2012

Un mar situado entre el mito y el miedo

Ubicación del Mar de los Sargazos
Cuando oímos hablar de El Triángulo de las Bermudas, se nos vienen a la mente los fenómenos misteriosos de desapariciones de barcos y aviones que se le atribuyen a esta zona del Océano Atlántico a medio camino entre las Azores y la costa norteamericana. Sin embargo, más allá de la fantasía hay una realidad que parece ser el verdadero inductor de toda esta serie de fenómenos extraños y inexplicables: el Mar de los Sargazos.

Sargazo
En su circuito de ida y venida de la Corriente del Golfo, hay una zona en la cual las corrientes dominantes son prácticamente inexistentes y donde se generan unas calmas que, en otra época, eran el terror de los navegantes a vela. Es justo en esta zona, donde encuentra su hábitat el sargazo, un tipo de alga  que gracias a una serie de vesículas llenas de gas, vive flotando a la deriva  y formando grandes bancos en esta zona del Atlántico entre los 20º y 30º de latitud Norte.

Banco de sargazos
Los sargazos, bautizados así por los portugueses por la semejanza de las vesículas flotantes con un tipo de uvas, se convirtieron de esta forma en algo temido por la marinería, ya que la densidad de esta alga podía llegar a inmovilizar las naves. Si a esto se le añadía las tremendas calmas chichas que podían durar semanas, era de entender el tremendo pavor que se pudiera tener a esta zona, ya que las tripulaciones podían morir directamente por inanición. De hecho uno de los nombres de esta zona es la de "Latitud de los Caballos", ya que las tripulaciones se veían obligadas a sacrificar los caballos que llevasen para poder comer en los inacabables días de quietud forzosa...siempre que llevasen alguno, claro está.

Mapa de la Atlántida de 1699
Para más inri, la zona se cubre ocasionalmente de densas nieblas lo que ya era la puntilla para una navegación precaria y basada en el astrolabio o el sextante. La combinación de calmas, nieblas, y la existencia de las algas en superficie confundían a los marinos, los cuales llegaban a pensar que estaban atravesando aguas poco profundas que señalaban la existencia del continente sumergido, la Atlántida, añadiendo más leña si cabe a la mala fama de la zona. En realidad la zona tiene, de media, más de 450 m de profundidad.

Masa de sargazo flotando
Sea como sea, las supersticiones en la zona han tenido su heredero en la más moderna idea del Triángulo de las Bermudas (zona formada por la triangulación de Cuba, Florida y las islas Bermudas en la cual suceden desapariciones de todo tipo, fenómenos paranormales y avistamientos OVNI), la cual queda incluida en buena parte dentro del mar de los Sargazos y que ha absorbido la superchería marinera de la zona a medida que la tecnología ha ido disipando las antiguas limitaciones.

Pero no todo es misterio fantástico humano en esta zona, sino que la naturaleza también colabora con sus propios misterios. Por ejemplo, no se conoce la razón de porqué tanto las anguilas europeas como las norteamericanas van a desovar a esta zona, volviendo posteriormente cada individuo invariablemente a su zona de crecimiento, aumentando, aún más si cabe, el misterio de una zona del Atlántico que, como el resto del planeta, simplemente estamos empezando a comprender.

Las supersticiones marineras aún viven en el Mar de los Sargazos

martes, octubre 30, 2012

Capelines o la pesca más fácil

Por estos lares la afición por la pesca se relaciona con una actividad relajada y sosegada. Simplemente acercándonos a cualquier playa veremos que la actitud de cualquiera de los pescadores de caña que hay dispersos por el litoral está más cerca de la de un monje benedictino en proceso de oración que de una actividad excitante. Y no es para menos, porque ante la sobreexplotación de los recursos pesqueros del Mediterráneo, es estadísticamente más probable que te toque una lotería que sacar un pez con el anzuelo. Esto es así aquí, pero no seria lo mismo si estuviera en las playas del Quebec, en Canadá, entre mayo y julio.

Efectivamente, durante esa época simplemente con una sacadera o un cazamariposas, un niño puede llenarse un cubo de delicioso pescado y de un tamaño de más de 20 cm. Y es que en ese momento, los peces no los has de ir a buscar, si no que ellos solitos vienen a las playas y nada más hay que cogerlos. No, no es que se vuelvan locos los peces, ni nada parecido, sencillamente los capelines se están apareando y poniendo los huevos en la mismísima arena de la playa. Y lo hacen por millones.

Capelín (Mallotus villosus)
El Capelín o Capelán (Mallotus villosus) es un pez de las frías aguas árticas similar a los arenques que vive en bancos igual que ellos y que migran desde su zonas de puesta en Quebec y Terranova durante el invierno hasta las aguas polares en verano, donde se alimentan de plancton y krill. Es un tipo de pez muy importante a nivel ecológico debido a que es alimento base de focas, ballenas, calamares, orcas y todo tipo de aves marinas.

La profusión de esta especie es tal que se utiliza extensivamente en la pesca comercial, ya sea como alimentación humana, para harinas de pescado o para la industria del aceite de pescado, lo cual los ha llevado a una pesca extensiva desde mediados de los 60 que los ha puesto en serio riesgo de desaparición debido a las exageradas capturas que se realizaron durante los 70 y que han hipotecado las capturas posteriores. Con todo no se ha llegado a los límites de, por ejemplo, el bacalao (ver artículo que le dediqué).

Los capelines, llegada la época, se abalanzan hacia las playas por millones donde depositan sus huevos (de 6000 a 12000 por hembra) en zonas de aguas de menos de 10 cm de profundidad. En ese momento, tanto las hembras como los machos se entregan a un frenesí de golpes contra el suelo para dejar ir el esperma y los huevos de cara a que sean fertilizados, creando una masa gelatinosa que se engancha a los granos de arena o de grava de la playa. Los huevos así fecundados permanecerán, al estar en agua tan somera, a salvo de depredadores hasta que salgan las larvas, las cuales darán lugar a la nueva generación de capelines.

Sin embargo, no todo iba a ser gratuito, y el hecho de tener que frezar en aguas tan poco profundas -o directamente sobre la playa- produce que haya una mortandad terrible de capelines, llegando a morir hasta el 90% de los individuos, sobretodo los machos, los cuales se hieren gravemente al golpearse continuamente con la grava y la arena. Éstos acaban por morir dejando una gran cantidad de cadáveres en las playas que son aprovechados por los carroñeros en un gran festín de vida y muerte.

El desove de los capelines se convierte cada año en una auténtica fiesta para los niños y los pescadores que quieren unas capturas fáciles, disfrutando de un espectáculo natural que, por suerte, aún no ha sido finiquitado por la mano humana.

Capelines desovando en una playa de Canadá

lunes, octubre 29, 2012

El espectáculo de la nieve en el Sahara

Argelia 2012
A mediados de los 90 hizo fortuna una canción de Anggun que se llamaba "Snow on the Sahara", y aunque pudiera parecer que este título simplemente expresa una representación onírica y poética de una maravillosa utopía, la verdad es que esta circunstancia se ha producido (y de hecho se produce) en la realidad. Una de esas pocas y extraordinarias veces en que se ha podido constatar este fenómeno de la naturaleza fue el 18 de febrero de 1979 en Ghardaïa, Argelia.

Argelia 2012
Asociamos la idea de desierto a un sitio donde nunca llueve y con mucho calor, pero en realidad los desiertos, debido a su alejamiento del mar y su falta de cobertura vegetal, igual que suben mucho de temperatura, también son capaces de bajarla mucho. De esta forma, por el día se pueden alcanzar temperaturas rayanas los 50 grados y, por la noche, llegar a temperaturas cercanas a los cero grados. La falta de cobertura de ningún tipo hace que las piedras o la arena absorban y dejen ir toda la energía que reciben, produciendo un gran contraste.

Béchar (Argelia) 2012
En el caso del Sahara, hemos de contar que es el desierto más grande del mundo con más de 9 millones de kilómetros cuadrados (9.400.000 para ser exactos, ver El insólito fertilizante del Amazonas llamado polvo del Sahara), ocupando una parte muy importante del continente africano por encima del ecuador, limitando al norte con el Mediterráneo, al este con el Océano Atlántico y al oeste con el Mar Rojo, con lo cual hay zonas de una extrema continentalidad y sequedad (ver La increíble supervivencia de los cocodrilos del desierto).

Sin embargo, cuando decimos que "nieva en el Sahara", tenemos tendencia a pensar que lo ha hecho en el centro del desierto a miles de kilómetros del mar más cercano cuando, en realidad, lo ha hecho relativamente cerca de la masa húmeda más cercana, es decir, el Mediterráneo. Y es que hasta el rabo todo es toro... que diría algún castizo.

Béchar (Argelia) 1948
Sea como sea, el Sahara está ubicado en pleno hemisferio norte, y como tal, hay zonas que están más al norte que otras, que no por ello son menos áridas, tal es el caso de zonas tierra adentro de los países del Magreb. En este caso, la proximidad relativa al Mediterráneo hace que, en algunas excepcionales circunstancias, las bajas presiones que circulan por Europa puedan enviar oleadas de aire frío continental europeo hacia el Magreb, llegando a afectar el norte del desierto del Sahara.

Estas oleadas de aire frío, sumadas a la inyección de aire húmedo procedente del Mediterráneo pueden provocar las condiciones que hagan nevar en pleno desierto, en una zona en que ya de por sí difícilmente veríamos llover, y es lo que pasó en Ghardaïa, a 500 km en línea recta de la costa mediterránea más cercana.

Mapa isobárico del 16/2/79
En aquellos días de febrero del 79, un potente anticiclón ubicado en la vertical de la península escandinava obligaba a que las borrascas circulasen de oeste a este por encima de Europa Central y el Mediterráneo, provocando que éstas insuflaran aire frío desde la estepa rusa en una típica "siberianada". Esta oleada de aire frío provocó muchos problemas por nieve y frío intensos en toda Europa, incluso llegando a temperaturas de -14ºC en la estación de esquí pirenaica de La Molina y a mínimas, en la misma ciudad de Barcelona, de +1.8ºC el día 17 de febrero.

Mapa isobárico del 17/2/79
Si bien este tipo de entradas de aire frío son habituales durante el invierno en el Mediterráneo Occidental, tuvo una situación excepcional en que durante tres días, una potente borrasca con centro sobre la antigua Yugoslavia, se movió de este a oeste, contrariamente a la circulación general que lo hace de oeste a este. Este movimiento "retrógrado" hizo que el centro de la borrasca se moviese en días sucesivos, desde Yugoslavia, hasta Sicilia y posteriormente remontara el mar Tirreno hasta el Golfo de Génova inyectando una prolongada e inusual cantidad de aire frío continental a esta parte del Mare Nostrum.

Mapa isobárico del 18/2/79
En el norte de África, la costa mediterránea se vio afectada por la invasión de aire frío, como tantas otras veces, pero el establecimiento de un anticiclón muy potente en el Atlas marroquí, entre la frontera de Marruecos y Argelia, hizo que éste soplara todo el aire frío acumulado durante días entre la península Ibérica y Cerdeña hacia el interior del Magreb Argelino. 

Mapa de Tª a 850 hPa 18/2/79
La lengua de aire frío fue de tal potencia que llevó la isoterma de 0ºC a 1.500 metros (850 hPa) hasta tocar la mismísima línea del Trópico de Cáncer, a más de 1000 kilómetros en el interior del continente africano. Esta situación provocó que llegaran los vientos fríos y cargados de humedad del Mediterráneo hasta el Sahara siendo documentadas nevadas en zonas tan al sur como Ghardaïa (32º 29' N), a 572 m. sobre el nivel del mar.

En definitiva, las nevadas en el norte de África son frecuentes (como lo demuestran la existencia de las estaciones de esquí de Michlifen y Oukaïmeden, en Marruecos) y las incursiones del blanco meteoro en zonas desérticas no son tan raras estadísticamente hablando, tal como se pudo ver en Béchar (Argelia) -ver vídeo en francés y árabe- el 17 de enero de 2012, ciudad argelina cercana a la frontera marroquí, que si bien está más al sur que Ghardaïa con sus 31º37' N, está más alto -747 m- y está más cerca de la costa mediterránea (390 km).

Sea como sea, el ver la nieve sobre la arena del desierto será siempre uno de los espectáculos más bellos que nos pueda deparar nuestra maravillosa naturaleza.

Cada uno hace los muñecos de nieve según sus tradiciones.

jueves, agosto 16, 2012

La cueva de los cristales gigantes.

Ficción.... pero no tanto.
Quien haya tenido la oportunidad de ver el clásico del cine "Viaje al Centro de la Tierra" de 1959, protagonizada por James Mason y basada en el clásico de Julio Verne, se acordará de una de las imágenes en que los protagonistas recorren una cueva en la que existen unos cristales de cuarzo gigantescos impensables en la superficie, y que eran el paradigma de una tierra desconocida y remota. Efectivamente, tales cristales de tamaños descomunales, y que dejaban pequeños a cualquier hombre, simplemente fueron fruto de la desbordante imaginación de Verne... o al menos eso parecía ser hasta el año 2000, en que en una mina de México se efectuó un descubrimiento que dejó perplejos a los científicos de todo el mundo: La Cueva de los Cristales.

Auténtico bosque de cristales.
La Cueva de los Cristales, ubicada a 290 metros de profundidad en la mina de plata de Naica, en el estado de Chihuahua y fruto casual de un par de mineros mexicanos, se caracteriza por tener en su interior de 35 x 20 m. un auténtico bosque de cristales de yeso puro (selenita) de tamaños épicos que oscilan entre los 6 y los 11 metros de longitud, produciendo el espectáculo mineral más impactante del planeta por su belleza y extrema rareza. Este descubrimiento movilizó rápidamente a toda la comunidad científica, los cuales desde entonces la están estudiando con avidez ansiosa. Y no es para menos.

Un cristalito para un anillo.
La cueva es de difícil acceso y de más difícil estudio, debido a las condiciones de temperatura y humedad que en ella se producen. La temperatura ambiental oscila entre los 45 y 50 ºC y entre el 90 y 100% de humedad, produciendo un ambiente sofocante que limita la vida humana en su interior a un máximo de dos horas, aún a pesar de ir preparados con trajes especiales refrigerados con hielo, lo que les permite trabajar en el interior de ella.

Según los científicos, la formación de semejantes descomunales cristales, se produjo en una cavidad llena de agua en la que se encontraban el agua proveniente de la escorrentía de la superficie (más fría y rica en oxígeno) y el agua termal, más profunda y cargada de minerales de sulfuros. Estos minerales en reaccionar con el oxígeno proveniente del exterior, se transformaron en sulfatos, depositando a lo largo de los años los cristales de yeso que podemos ver en la actualidad. Se estima que se necesitaron entre 500.000 y 200.000 años de situación estable para depositarse y alcanzar el tamaño ciclópeo de estos portentos cristalinos.

¡Cristales como columnas!
El descubrimiento pudo efectuarse por la actividad de la mina de plata y zinc de Naica, ya que para poder extraer el mineral, necesitan extraer el agua freática termal mediante unos potentes sistemas de bombeo. Ello produjo la bajada del nivel del agua y fue lo que permitió a los dos mineros mexicanos (los hermanos Eloy y Francisco Javier Delgado) encontrar la gruta mientras que trabajaban.

El espectáculo natural que ofrecen es de los que hacen época, pero la prisa de los científicos por estudiarlo está totalmente justificada. Por un lado, el hecho de estar en contacto con el aire cuando se formaron bajo el agua, provoca que los cristales y la cavidad se deterioren con rapidez, a pesar de tener un acceso limitado exclusivamente a los científicos. Por otro, al estar en una explotación minera, el acceso a dicha gruta estará condicionado al funcionamiento de la misma, ya que en el momento que no sea rentable se dejará de bombear el agua a la superficie y el nivel freático volverá a su origen, inundando todas las galerías y grutas que hubiesen bajo él. La Cueva de los Cristales, por tanto, tiene fecha de caducidad, ya sea por una causa o por otra y, por tanto, hay que trabajar rápido.

Nuestro mundo es tan grande, frágil y bello como desconocido y maltratado, y a cada nuevo paso que damos nos da una nueva sorpresa. Vale la pena hacer el esfuerzo de estudiarlo y preservarlo.

Aquello es un científico sentado encima de un cristal.

miércoles, mayo 30, 2012

El caso de las iguanas balseras.

Iguana Verde
Cuando visitamos alguna isla, lo primero que llama la atención es saber cómo han llegado sus pobladores, ya sean animales o humanos, dado que sorprende ver tortugas de tierra, lagartos o arañas en tierras aisladas en medio del océano. Los científicos siempre han explicado ello por los puentes de tierra, vientos u otras teorías, pero no habían tenido ninguna constancia científica del hecho hasta 1995, en que pudieron contemplar en vivo y en directo la invasión de iguanas verdes (Iguana iguana) que hubo en la isla de Anguilla, en pleno Mar Caribe.

Playas de Isla Anguila
La británica isla de Anguilla se halla en la parte norte de las islas de Barlovento, a unos 300 kms al este de Puerto Rico, y si bien tiene como fauna habitual diversos tipos de iguana, en 1995 no disponían en su haber de ninguna población autóctona de iguana verde (sí, esa que llueve de los árboles en Miami cuando hace frío), pero pronto iba a cambiar la cosa.

Dra. Ellen J. Censky (EE.UU.)
A mediados de octubre de 1995, unos pescadores observaron una curiosa "patera" de unos 9 metros de largo, formada por diversos árboles desenraizados que flotaba a la deriva en las cercanías de las costas de la isla Anguila. Aunque llamó más la atención los curiosos "inmigrantes" que en ella se desplazaban cual balseros cubanos en busca de la "Tierra Prometida": 15 iguanas verdes se apiñaban entre las ramas de los árboles. Los pescadores dieron aviso y un grupo de herpetólogos, encabezados por la doctora Ellen J. Censky, monitorizó la arribada de tan poco habitual crucero. 

Tan pronto llegaron a tierra firme, el equipo de herpetólogos (se supone que un poco más serio que el del televisivo "Frank de la Jungla") marcaron a siete de las iguanas, las cuales se encontraban débiles y deshidratadas, y estudiaron el hallazgo. Las émulas de Odiseo se recuperaron en muy poco tiempo, adaptándose perfectamente a su nuevo hábitat, constatándose en 1998 la reproducción de los primeros ejemplares colonizadores.

Huracán Luis (Cat.4)
Según los investigadores, la odisea de las quince iguanas en su viaje hasta llegar a las costas de Anguilla comenzó en septiembre de 1995, cuando en cuestión de 10 días, los huracanes Luis y Marilyn asolaron el mar Caribe, produciendo grandes daños en la zona con sus vientos de más de 200 km./hora. Las inundaciones produjeron el descarne de árboles y de vegetación de las riberas de los ríos de las islas de más al sur de las Antillas, en este caso la isla de Guadalupe, donde las iguanas verdes habitan habitualmente. 

La fuerza de los huracanes
Las inundaciones arrastraron vegetación aguas abajo y con ella parte de la fauna que en ella vivía, desembocando finalmente en el mar. Las corrientes hacia el norte llevaron la balsa verde a la deriva durante un mes, hasta embarrancar en las costas de la Isla Anguila, a más de 300 kilómetros al norte de su lugar de origen. Una proeza, vamos.

Las iguanas, habitualmente arborícolas y de tierra firme, habían sobrevivido en su improvisada chalupa en condiciones durísimas durante un mes, mostrando de primera mano cómo la naturaleza, con sus propios recursos, hace llegar la vida a todos los rincones del mundo y dejando a las claras que las fronteras políticas, nos guste o no, son simples y aberrantes inventos humanos.

domingo, mayo 27, 2012

Eurovisión 2012: el buen camino.

¡Los décimos! Por primera vez desde 2004 España ha estado entre los diez primeros de la lista de 26 participantes de la final de este sábado, lo cual, visto lo visto, no es moco de pavo. El nivel de la edición de este año, celebrada en Azerbaiyán, ha sido muy equilibrado, con muy buenas voces, buenas canciones, gente muy guapa y lo que es más importante, que RTVE se lo ha tomado en serio, presentando por primera vez en muchos años una canción 100% eurovisiva y con una Pastora Soler que ha hecho una representación perfecta. ¿Que no se ha ganado? bueno..., pero estamos, ahora sí, en el camino.

Efectivamente, he de reconocer que la interpretación de Pastora Soler de "Quédate conmigo", ha sido de las que más me ha gustado de todo el festival, pero teniendo en cuenta que además de ser buenas canciones, han de gustar a un público muy heterogéneo que han llevado a la ganadora, Suecia, a ganar con la friolera de 372 puntos, el hecho de quedar en la décima posición con 96 puntos no está nada mal realmente.

Como en el fútbol, y como es típico en este país, donde la palabra autocrítica no existe en el diccionario, la culpa ha sido de los demás que no nos han votado, pero yo prefiero verlo como que realmente no hemos encontrado todavía el puesto dentro de los gustos europeos. Productos como el sueco "Euphoria" con una canción, muy buena y visual, con unos arreglos tecno-disco de gran calidad, o el más friki, pero pegadizo y entrañable espectáculo de las abuelas rusas con su "Party for everybody", han calado más en un público que ha de votar por estilos totalmente diferentes y el criterio final que lleva a la votación es lo que más llama la atención.

Pastora ha tenido que luchar contra la representante francesa Anggun con su "Echo" (aunque igual la conocerán más por su éxito del 1998, "Snow in the Sahara"), o unas espectaculares representantes italianas, bosnia, chipriota o griega, a cual más de mejor ver y mejor cantar, lo cual ha hecho atomizar todo el voto que nos pudiera favorecer. Por no hablar de la representante de Albania (con su grito tan prolongado y su moño tan exagerado), los de Islandia, Serbia, Noruega, etc, etc, etc...

Caso aparte son los casos de Moldavia -flojos para mi gusto-, Reino Unido -con un Engelbert Humperdink septuagenario un tanto pasado de moda-, Rumania -con la curiosidad de una canción en castellano- o la demostración de que segundas partes nunca fueron buenas con la participación nuevamente del duo de locos gemelos Jedward por Irlanda.

España, por su parte, ha presentado una canción melódica muy adaptada a un público europeo -¡por fin!- y muy bien interpretada por una Pastora Soler con un estilismo vaporoso y sugerente, al cual ha acompañado una magnífica puesta en escena. Posiblemente le ha fallado la cara bonita y la voluptuosidad de otras y otros concursantes que competían directamente. La igualdad y alta calidad del concurso han hecho el resto, y aunque alguno quiera añadir el amiguismo entre los países, lo que posiblemente nos duela no sea que los demás tengan amigos, sino que nosotros no los tengamos.

En definitiva, una muy buena actuación, esta vez sí, que no se ha recompensado debido a la extrema calidad de la mayoría de representantes. Sin embargo, creo que se ha encontrado el camino correcto. Esperemos que RTVE continue en esta vía y no tengamos que volver a padecer los lamentables espectáculos de otros años.

Ahora bien... se ha de querer, claro.

Así, vamos en buen camino.

viernes, mayo 25, 2012

Los Guerreros de Xi'An de Jorba Preciados

Yacimiento de los Guerreros de Xi'An
Una de las atracciones más sonadas del Fórum Universal de las Culturas que se hizo en Barcelona en el 2004, fue la exposición de los Guerreros de Xi'An, las conocidas figuras de soldados chinos en terracota datadas 200 años antes de Cristo. La novedad de poder ver en vivo y en directo por primera vez en Barcelona dichas estatuas atrajo a más de un millón de visitantes que se aprestaron a pagar los 21 euros per cápita que valía el acceso. Sin embargo, pocos saben que, en 1981 los almacenes Jorba Preciados ya los habían presentado en sociedad para la sociedad barcelonesa de entonces, aunque el final de dicha exposición fue un poco más... accidentado.

Inauguración en Can Jorba
El 5 de noviembre de 1981, a las 12:15 del mediodía, llegaban un par de camiones articulados a la sede que Jorba Preciados (posteriormente Galerías Preciados y hoy Corte Inglés) tenía en el Portal de l'Àngel de Barcelona con los cinco guerreros y dos caballos que formarían la principal atracción de las jornadas dedicadas a China que se había organizado en dichos almacenes. La comitiva fue custodiada por numerosos efectivos de la Guardia Urbana y la Policia Nacional y al llegar a su destino se procedió, mediante grúas, al alzamiento de los cajones hasta el primer piso del inmueble, donde quedarían finalmente expuestos. La inauguración de la exposición se hizo con gran pompa y boato el martes 10 de noviembre, con la presencia del primer secretario de la Embajada de China en España y de más de 200 personas, dispuestas a disfrutar de la cultura y comida china (cabe destacar que entonces solo había un restaurante chino en Barcelona, el Cathay) y, como no, del espectáculo de los guerreros de terracota.

Can Jorba (Galerías Preciados)
La exposición itinerante estaba organizada por la cadena GIGA (Grupo Internacional de Grandes Almacenes), un grupo de grandes almacenes europeos al cual estaba adherida Galerías Preciados (y por ende su sucursal catalana, Jorba Preciados) y a través de la cual gestionaron la llegada de las esculturas a Barcelona. Anteriormente habían estado en Londres, en los almacenes Selfridges y en París en los almacenes Printemps, desde donde se habían trasladado a Basilea, anterior escala antes de llegar a la capital catalana. No obstante, la liebre saltó en su estancia suiza, ya que corrió el rumor desde círculos museísticos europeos que los guerreros no eran los originales. 

Lo gracioso del asunto es que, contrariamente a lo que se podía pensar, el agregado cultural de la embajada china en Madrid confirmó, antes de la llegada de los guerreros a Barcelona, que las figuras eran simples reproducciones -fidedignas, eso sí- de los originales que estaban en China. A pesar de esto, los directivos de Jorba Preciados negaron la mayor y siguieron manteniendo que las figuras eran las originales ya que habían pagado como si lo fueran y el intermediario chino que se las había proporcionado aseguraba tener los certificados de autenticidad. No contentos con esto, encima dijeron que el rumor de la falsedad había sido propagado, a modo de pataleta, por los directivos de los museos que no se habían visto favorecidos con la "lotería" de los guerreros. La cosa no pasó a mayores y la exposición siguió adelante. Concluido su periplo catalán, se dirigió al centro de Galerías Preciados de Callao, en Madrid, donde se expuso a principios del mes de diciembre.

Caballo y Guerrero
Sin embargo, las acusaciones no habían caído en saco roto y desde la ciudad alemana de Colonia, en la cual se mantenía una exposición de 4 figuras, se hizo una declaración por parte del Museo de Arte de Asia Oriental y arqueólogos chinos con la intención de disipar las dudas que habían planeado sobre su exposición, ya que los suyos sí que eran auténticos. En esta declaración confirmaban que los guerreros que estaban de gira por España eran más falsos que un duro sevillano, mientras que los suyos eran legítimos.

La calidad de la declaración de los expertos alemanes y chinos, así como el silencio administrativo de la embajada china a los requerimientos de los directivos de Galerías para poder hacer una prueba de Carbono-14, hizo que el 12 de diciembre de 1981 se retirara la exposición del centro de Callao y se suspendiera la siguiente escala, prevista para primeros de 1982, en Valencia. La ciudad levantina no recibió la visita de los verdaderos guerreros de Xi'An hasta febrero de 2005, cuando hicieron escala los que habían estado en el Fórum de las Culturas de Barcelona.

Según parece, los intermediarios chinos que habían tratado con la GIGA, comercializaron las  reproducciones como si fueran reales asegurando que no eran provenientes de Hong Kong sino del puerto de Hsingkiang y que disponían de los documentos acreditativos. Los directivos de Galerías amenazaron con emprender reclamaciones, pero la azarosa historia de Galerías Preciados (absorbida por Rumasa en 1981 y expropiada en 1983) junto a la tumultuosa actualidad española (23-F, asalto al Banco Central y el Mundial 82) pasaron un tupido telón a este despropósito cultural de la España de principios de los 80.

jueves, mayo 24, 2012

Moresnet, un pequeño país de apátridas.

Mapa de Moresnet-Neutral
Los conflictos armados, a parte de una calamidad para el pueblo llano, ha propiciado en muchas ocasiones una reestructuración de las fronteras con resultados que tan solo la lógica de los perdedores o vencedores puede llegar a comprender. Países artificiales y enclaves o fronteras totalmente aberrantes respecto su geografía física o humana han plagado (y plagan) los mapas políticos de todo el mundo. La antigua Checoslovaquia, Yugoslavia o el más cercano para nosotros enclave de Llívia, no son más que ejemplos de esta arbitrariedad secular. Otro ejemplo fue el pequeño estado europeo de Moresnet-Neutral el cual llegó a ser el primer país oficialmente esperantista del mundo.

Punto de los 3 países (antes 4)
Moresnet-Neutral estaba situado a pocos kilómetros al oeste de Aquisgrán, en lo que es hoy la frontera entre Bélgica y Alemania, y su origen lo hemos de buscar en el Congreso de Viena habido en 1815 después de la caída de Napoleón. En este congreso, entre otras, se redefinió toda la frontera entre Prusia y los Países Bajos, pero hubo una zona, Moresnet, en que los contendientes no se pusieron de acuerdo debido a la existencia de una estratégica mina de zinc. 

El litigio fue tan duro, que tras un año de negociaciones se decidió que el territorio se dividiera en tres, uno para los Países Bajos, otro para Prusia y el tercero, de 344 hectáreas, forma triangular y que contenía la mina de zinc, fue considerado terreno neutral, formando entonces el pequeño estado de Moresnet-Neutral, el cual sería gestionado por dos comisarios, uno prusiano y el otro de los Países Bajos.

Moresnet tenia 256 habitantes en 1816, pero el desarrollo de la producción del zinc hizo que la población ascendiera hasta los 2572 en 1856. Tenía su propia escuela y ayuntamiento -ubicado en el edificio de la empresa que gestionaba la mina- y dado que se estipuló que fuera el derecho francés el que rigiera el territorio, la única moneda aceptada oficialmente era el franco francés. 

El correo era un poco más problemático, ya que en ningún caso tuvo un servicio de correos como tal, sino que cuando se tenían que enviar cartas a la zona prusiana se iban a la parte prusiana y lo depositaban en un buzón prusiano, con los sellos prusianos y viceversa cuando era para el otro lado. En el momento de recibirlas, los carteros llevaban puntualmente las cartas desde uno y otro vecino sin mayor inconveniente. No cambiaron mucho las cosas cuando en el 1830 Bélgica se independizó de los Países Bajos, si bien el comisario correspondiente pasó a ser belga y no holandés..

Sello de Moresnet
El hecho de vivir en una tierra de nadie, tenía sus beneficios y sus inconvenientes, claro. Como beneficio era que, como no podían tener ejército, los habitantes se libraban de facto de hacer el servicio militar, lo que hacía que muchos quintos de los alrededores se radicaran en Moresnet para escapar de la "mili". Como contrapartida era que los "neutrales", en cuanto ponían un pie fuera de sus fronteras, eran declarados oficialmente apátridas y no tenían embajadas que defendieran sus derechos. A pesar de todo esto, la vida discurría sin muchos altibajos en Moresnet-Neutral, pero todo cambió cuando a mediados de los 60 del siglo XIX, llegó para atajar un brote de cólera un médico más inquieto que la cola de una lagartija y revolucionó toda la vida social del pequeño territorio neutral: el Doctor Molly.

Bandera del pequeño estado
Wilhem Molly (1838-1919) creó el primer servicio de Correos de Moresnet (con una emisión propia de sellos que fue abolida por los comisarios prusiano y belga en cuanto se enteraron), pero además era un esperantista acérrimo y aprovechó la circunstancia de una popularidad labrada a base de buen hacer y tarifas muy bajas para hacer de Moresnet-Neutral un estado en que el esperanto fuera oficial. Ello lo consiguió cuando en 1908, el IV Congreso Esperantista reunido en Dresde, escogió Moresnet como central mundial del Esperanto. El Dr. Molly también se encargó de la realización del himno (llamado "Amikejo" -Tierra de gran amistad-) y de proporcionar al pequeño enclave una bandera propia. Pero poco le duraría la alegría.

En 1914, Prusia invadió el territorio, ya que en ningún momento renunció a su posesión, acabando de facto con la existencia de la neutral Moresnet, ya que al acabar la 1ª Guerra Mundial, el Tratado de Versalles adjudicó el territorio oficialmente a Bélgica; en 1895 se habían cerrado las minas de zinc y con ellas desapareció la razón de ser del minúsculo estado europeo.

En la actualidad, a parte de un museo, aún se conservan 50 de los 60 hitos que marcaban la antigua frontera (el más conocido de los cuales, marcaba el límite de 4 estados) y algunos topónimos, quedando todo ello como recuerdo de los antiguos juegos del poder de las grandes potencias sobre el viejo continente.

miércoles, mayo 23, 2012

El pez que nada entre el Diablo y la Muerte


El pez de Devil's Hole
La vida, si algo tiene, es que es obstinada y tenaz. Por más dificultades que se encuentra, siempre continua adelante, adaptándose de la mejor forma que puede a las precarias condiciones de su entorno y asegurando la siguiente generación. Un caso extremo de esta capacidad de supervivencia es el caso de un pequeño pez que ha sido capaz de sobrevivir en el secarral más extremo del oeste americano, en pleno Valle de la Muerte, a un paso de Las Vegas. Se trata del pez de Devil's Hole (el Agujero del Diablo).

Todo su hábitat, en una foto
El pez de Devil's Hole (Cyprinodon diabolis) es un pequeño gobio endémico de la zona que difícilmente llega a medir tres centímetros de largo y que destaca sobretodo por lo precario y curioso de su hábitat, ya que habita en un agujero de tan solo 1'80 x 5'50 m. de abertura avenado por aguas freáticas termales a 33ºC, pero rodeado del desierto más absoluto y despiadado. Alguien pudiera decir que el hecho de que sea una caverna de hasta 90 metros de profundidad le da ventaja al pobre pececillo, pero si tenemos en cuenta que todo su ciclo vital se produce en una laja de piedra de 4 m. de largo, sumergida tan solo un par de palmos,  y que la zona está expuesta a terremotos y repentinas inundaciones típicas de las zonas desérticas, podremos empezar a tener una idea de la fragilidad extrema de su ecosistema, el cual, a pesar de todo, ha sido capaz de aguantar desde hace más de 22000 años.

Las primeras noticias de este pequeño pececillo, la población del cual se reducen en la actualidad a unos 100 individuos, se remontan al 1890, pero no fue hasta el año 1930 en que se catalogó como una especie a parte y propia del Agujero del Diablo. En el año 1952 la zona entró a formar parte del Parque Nacional del Valle de la Muerte y se empezó la protección en serio de toda la fauna que en él se desarrollaba. Los problemas llegaron a finales de los 60, cuando las extracciones de agua para explotación agrícola en las zonas aledañas al Devil's Hole hicieron bajar dramáticamente el nivel del agua, poniendo en serio peligro a sus minúsculos habitantes.

Parte exterior de Devil's Hole
En 1967 se incluyó dentro de la lista de especies en peligro de extinción, en 1969 se fundó el Desert Fish Council (el Consejo de los Peces del Desierto), en 1972 se hicieron refugios que imitasen el medio ambiente original para minimizar riesgos (sin mucho éxito) y se iniciaron litigios contra los derechos de riego que esgrimían los agricultores, los cuales acabaron en 1976 dando la razón a los conservacionistas del Parque Nacional y permitiendo que los niveles se recuperaran de nuevo al ser prohibidas las extracciones. Sin embargo, no iban a acabar aquí las vicisitudes de nuestros pequeños amigos.

En 1992 se produjo un terremoto y el nivel bajó de forma crítica, iniciando un periodo en que la población declinó fuertemente. Pero a perro flaco todo se vuelven pulgas y cuando ya se estaba recuperando, con tres años seguidos de crecimiento de efectivos, un segundo terremoto, esta vez en 1999, hizo variar el nivel de nuevo y disminuir el numero de gobios. ¿Y saben que pasó cuatro años después, cuando había vuelto a subir la población? Efectivamente: parió la abuela.

En 2004, se produjo una inundación y la corriente de agua, cargada de sedimentos como iba, tiró al interior del agujero el material que los científicos tenían en el borde -sobretodo trampas-, matando a 80 peces, o lo que es lo mismo, una tercera parte de los pececillos existentes. Para recuperar el hábitat se sacaron 1'7 m3 de detritos de dentro del Devil's Hole y se iniciaron nuevos esfuerzos en la creación de refugios (incluso alguno en el Strip de Las Vegas) que siguieron sin funcionar. En 2006, los efectivos se reducían a 38 ejemplares en libertad ya que las poblaciones de dos refugios se habían perdido.

Vista de todo el Devil's Hole
En vista del éxito, finalmente se decidió dejar de tomar ejemplares para estudios o para refugios como mínimo hasta que se llegasen a los 200 individuos, así como se procedió a alimentarlos artificialmente para asegurar la viabilidad biológica de la población, controlar las visitas así como monitorizar el nivel freático. Los resultados no se hicieron esperar y el numero de peces aumentó a la par que lo hizo el nivel del agua, ya que en 2008 éste alcanzó su nivel máximo desde 1993, y llegando a los 104 individuos reportados a finales de 2011, que si bien es importante, está lejos de los 553 individuos censados en su momento más álgido.

Por suerte, las instituciones de protección de la fauna salvaje del estado de Nevada trabajan duro para arrebatar a las garras de la extinción -ya sea natural o humana- esta pequeña población acuática que no ha tenido otra mejor idea que sobrevivir durante milenios en la zona más árida y más inhóspita de los Estados Unidos.

domingo, mayo 20, 2012

El inquietante caso de los renos de Saint Matthew

En relación a lo que comentaba el otro día de la crisis alimentaria que se nos echa encima, existen algunos ejemplos, estudiados científicamente, de lo que podría ocurrir con la población humana en caso de llegar a un colapso de los recursos naturales como el que estamos estamos en camino de cometer. Uno de esos claros e inquietantes casos, ocurrió en la pequeña isla de Saint Matthew (San Mateo), situada en el Mar de Bering, en pleno Océano Glacial Ártico.

La historia comienza en agosto de 1944, cuando en plena Segunda Guerra Mundial, los americanos deciden instalar en esta isla perdida del Pacífico una emisora de radio, por lo que envían un contingente de los guardacostas a proceder a su construcción. En previsión de que la guarnición enviada no sufriera una rotura de abastecimientos por el desarrollo de la guerra, se llevaron un total de 29 renos procedentes de la cercana (325 kms) isla de Nunivak para que sirvieran de ganado de carne en un momento dado. La guerra acabó al año siguiente y la guarnición militar abandonó la isla, pero los renos quedaron y se encontraron con que, para ellos solos, tenían toda una isla rica en líquenes -el manjar preferido de los renos- y en la que, encima, no tenían ningún depredador natural. Si había algún paraíso en la Tierra para los renos, este era el suyo.

La población de estos rumiantes empezó a crecer de mala manera aprovechando las excepcionales disposiciones de alimentos de la isla y, en 1957, los investigadores descubrieron que la población de renos había aumentado a 1350 individuos. Había tanto alimento y de tanta calidad, que los renos se habían multiplicado por 45 en tan solo 13 años y eran notablemente más grandes que los renos domésticos de la población de origen. La progresión era imparable.

En verano del año 1963, los científicos volvieron a controlar el censo de renos y descubrieron que la población había seguido multiplicándose hasta llegar a los 6000 individuos, más de 200 veces la población inicial. Después de estudiar todos los parámetros biológicos de la comunidad de renos, se abandonó la isla y se dejó que siguieran su crecimiento desorbitante. En el año 1966, volvieron los investigadores a ver hasta qué punto se había desarrollado el registro de los parientes de los renos de Papá Noel y la sorpresa que se llevaron fue mayúscula: de los 6000 que habían tres años atrás, en aquel momento tan solo quedaban 42. ¿Qué había pasado para semejante aniquilación? Se empezaron a buscar respuestas.

Efectivamente, en 1966 se descubrió que tan solo quedaban 42 renos supervivientes en toda la isla, de los cuales todos eran hembras excepto un único macho que, para más inri, era estéril. Tras cruzar todos los datos, se llegó a la conclusión de que fue la combinación de dos inviernos excepcionalmente duros (los del 63 y el 64), junto con el agotamiento de las reservas de líquenes por la sobreexplotación producida por la exagerada población de renos la que provocó el desastre. Si a eso le añadimos que, en condiciones adversas, los machos presentaron una mortalidad mucho mayor que las hembras, se explica entonces el porqué del colapso total del censo de los renos de la isla Saint Matthew.

Este caso es un ejemplo claramente documentado de las consecuencias que tiene el impacto de la presión de las poblaciones sobre los recursos naturales y la importancia del mantenimiento de una población equilibrada respecto sus fuentes de alimentos. En estos momentos en que la especie humana está consumiendo sus recursos naturales como si nunca fueran a agotarse, convendría muy mucho acordarnos de este paradigmático suceso, porque, al fin y al cabo, la Tierra es nuestro (aún) paradisíaco Saint Matthew particular.

El que quiera ver, que vea.

jueves, mayo 17, 2012

Crisis, conservacionismo y hambre.

La crisis está afectando duramente a todos los sectores de este país. El reventón de la burbuja inmobiliaria ha provocado la crisis más fuerte desde la Guerra Civil y todo el mundo está deseando salir de ella. Sin embargo, si lo cogemos con un poco de perspectiva, esto simplemente puede ser la antesala de un auténtico desastre planetario. Y es que, en cuanto se acabe el petróleo -que se acabará- , váyase olvidando de recuperar las comodidades de que ha vivido hasta ahora, ya que la preocupación última será la de llevarse algo a la boca. ¿Catastrofista? Eso también se lo decían a los que predecían el colapso inmobiliario en 2006-2007 y fíjese por donde andamos cinco años después...

Cuando usted va a un supermercado a comprar fruta, tiene un gran surtido proveniente de todo el mundo a unos precios más o menos asequibles. Si miramos en el mercado de las manzanas (si, soy manzanívoro, ¿qué pasa?) lo primero que choca es que el producto más barato es, justamente, el que se produce más alejado, es decir la típica bolsa de Royal-Gala de un kilo proveniente de Chile. Si por el contrario, queremos algo más cercano, por ejemplo de las huertas de Lérida, el precio es muy superior, e incluso, a veces, el doble. ¿El mundo al revés?¿O qué está pasando?. ¿Cómo puede ser más barato un producto traído desde los confines del mundo que uno traído desde aquí al lado? Los inmensos volúmenes transportados y el precio asequible del transporte gracias a un petróleo barato tienen la clave. Ello provoca que mientras tengamos nuestras neveras llenas, no debamos preocuparnos por el uso de tierras de cultivo y las podamos utilizar para cosas tan básicas como construir pisos o casinos diversos.

Pero... ¿qué pasaría si esa circulación de mercancías se cortara de raíz debido a que los transportes se hicieran suficientemente caros como para no ser rentables? Tendríamos que abastecernos de nuestras fuentes más cercanas, claro... ¿pero cuales?¡Si todas las tierras de cultivo válidas a un paso de la gran urbe están bajo un palmo de cemento y asfalto! Los precios de los productos perecederos sufrirían una subida espectacular y la gente, en las ciudades, tendrían serios problemas de suministro y, como pasó en la antigua Unión Soviética cuando la caída del muro de Berlín, la gente tendrá que volver al campo si quiere seguir con vida: la ciudad, en época de crisis, es una ratonera. Lo peor es que, según parece, este escenario ya se está produciendo y la actual crisis no sería más que uno de sus síntomas.

Efectivamente, la máxima producción del petróleo se alcanzó en 2006 (según la OPEP y la petrolera BP) y desde entonces, a pesar del continuo aumento de la demanda, no ha habido aumento de la producción y sí un aumento considerable de los precios de los combustibles en todo el mundo. Para más INRI, los países maquillan sus reservas por simple estrategia política y los pocos descubrimientos de nuevos campos que se producen no son lo suficientemente importantes como para poder asegurar a medio plazo el actual consumo de la población mundial. ¿Que tenemos biodiesel? Bueno... si tuviésemos toda la superficie cultivable de la Tierra dedicada a la producción de biodiesel, necesitaríamos 4 planetas para satisfacer el consumo a día de hoy... o sea que usted verá. Por desgracia, el desarrollo actual de las energías renovables es insuficiente para sustituir de forma rápida el demencial consumo de la población mundial, por lo que más pronto que tarde las importaciones de larga distancia se volverán inasequibles para productos de bajo valor añadido.

Pero ya no solo afectará a la importación en masa de productos agrícolas, sino que afectará directamente a la producción agrícola, porque a pesar de que tenemos en mente que el petróleo se utiliza como combustible o para la producción de plásticos, su principal uso es para la generación de fertilizantes... ¿y como se puede aumentar la producción de alimentos para una población que suma mil millones de almas cada 10-12 años si no se dispone de capacidad de fertilización barata a nivel planetario? Patada adelante y ya veremos lo que nos encontramos, o lo que es lo mismo... "el que venga detrás, que arree". El problema puede ser que no sean nuestros hijos los que lo padezcan, sino que es posible que seamos nosotros mismos los que "disfrutaremos" de haber escondido la cabeza cual avestruces simplemente por comodidad y volvamos a escenarios de hambruna no tan lejanos en el tiempo como los de la posguerra española.

Es en el contexto de "la que va a caer va a ser menuda" que se hace vital que la propia sociedad civil vele por su independencia de recursos, ya que el "inmediatismo" de las clases dirigentes (preocupadas únicamente por mantener su sueldo durante 4 años más) no permitirá hacer ningún movimiento que a medio o largo plazo pueda aliviar a la población de los daños que una situación como la descrita pueda provocar.

Por ello, el trabajo de preservación de los ecosistemas naturales y la cultura y paisajes humanos tradicionales que ya se está produciendo a nivel local (Salvem Montserrat, Salvem el Gaià, Salvem la zona AgricoLHa, etc...) para arrancar a la especulación urbanística miles de hectáreas fértiles y evitar la destrucción del territorio son de vital importancia para asegurar en un futuro no muy lejano los recursos naturales que necesitaremos, más que nada porque en una tierra de 10.000 millones de personas en 2054, quien tenga recursos, será y quien no, simplemente no será.

En definitiva, más vale que consideremos que el "crecimiento" humano no puede ser jamás indefinido en una Tierra de recursos limitados y próximos al colapso, y actuemos en consecuencia, porque en el momento que la cosa vaya a malas -que ya bastante mal van- , todo van a ser lamentos y, en esto, cada uno de nosotros tendremos nuestra parcela de responsabilidad.

Aprenda a usarla. Esta será la Wii del futuro.

sábado, abril 07, 2012

Amnesia

El Canal de la Infanta, a pesar de la importancia capital que tuvo durante los siglos XIX y XX para el desarrollo y la historia de L'Hospitalet, es un canal de riego del cual, buena parte de la población actual de la ciudad no ha oído hablar en la vida o, en el mejor de los casos, lo relaciona con una alcantarilla que olía muy mal.

Esto tenemos ahora.
En estos momentos, nadie se acuerda de por donde pasaba, ni cuál era la implicación del canal en la vida cotidiana de las tierras hospitalenses por debajo de la vía del tren. Nadie sabe porqué en el acceso del metro de la Rambla tienes que subir y bajar de forma extraña, ni porqué la Avenida Josep Tarradellas desde la Rambla hacia Cornellá está a dos niveles, ni porqué la Biblioteca Tecla Sala está donde está, ni porqué las calles del barrio de Santa Eulalia tienen el trazado que tienen, ni porque el campo del "Hospi" se llama Feixa Llarga ..., y pese a que la sombra del canal está por todas partes allá donde se mire, la amnesia es total. 

Sin embargo, ésto, que se puede perdonar a un vecindario recién llegado y que no ha conocido la realidad precedente a su llegada, no es excusable a nivel de nuestro ayuntamiento, garante como debiera de ser de la historia y la memoria de L'Hospitalet como la segunda ciudad de Catalunya que es. Y esta amnesia es tanto más inexcusable en cuanto que el propio ayuntamiento, que durante la Transición tuvo que luchar duramente para concienciar a la población inmigrante de que éramos una ciudad independiente y no un barrio más de Barcelona, ​​sea ahora mismo quien cuestione si debe preservar o no los últimos restos existentes en L'Hospitalet del Canal de la Infanta.

Reducir, como está haciendo con el asunto del viejo canal el actual gobierno socialista de la ciudad, la historia de un pueblo a una mera cuestión de política de partido y a un "sostenella y no enmendalla" sintomático es, sin duda alguna, una falta de respeto para con la población a la que supuestamente sirve. 

L'Hospitalet tiene derecho a ser consciente de que somos lo que somos gracias a una sencilla canalización de agua limpia que la dictadura franquista nos arrebató sin contemplaciones convirtiéndola de la noche a la mañana en una pestilente alcantarilla en buena parte de los 3.670 metros que tenía en nuestra ciudad.

Si el Ayuntamiento se decide a destruir los últimos 125 metros de Canal de la Infanta que nos quedan para construir 800 horrorosos e inútiles pisos, no sólo destruirá una perla -reconocida por el propio Parlament de Catalunya- que nos une sentimental y físicamente con el Baix Llobregat, sino que destruirá lo poco que queda del verdadero pueblo de Hospitalet.

Muerto el canal, muerto el pueblo. Sin raíces ni rasgos identitarios que nos liguen con un pasado, el nuestro, no tan lejano, sólo nos quedará que convertirnos en la gris barriada de Barcelona que nuestros padres evitaron que nos convirtiéramos.

Esta mierda pretenden meternos desde el Ayuntamiento.

miércoles, febrero 08, 2012

Pantai Remis, o cómo hacer una playa en 5 minutos.

Hace un tiempo hablé en este blog de las teorías según las cuales el Mar Negro se formó de forma violenta al romperse la pared montañosa que lo separaba del Mediterráneo formando el actual estrecho del Bósforo. Si intentamos pensar este cataclismo, encontraremos que es casi imposible llegar a imaginarse la tremenda fuerza que la naturaleza podría llegar a desplegar... o no. Si tiene alguna dificultad para hacerse a la idea, usted tranquilo, que el hombre, en su infinita sapiencia y aún más infinita estupidez consiguió recrear un espectáculo similar en Malasia el 21 de octubre de 1993. Lástima que no fuese a propósito, porque le quedó "niquelado"... bueno... estañado.

Pantai Remis es una ciudad al noroeste de Malasia, muy conocida en el país por sus minas de estaño, la cual es la base de la economía de la zona. La particularidad de estas minas es que las extracciones se producen muy cercanas a la línea de la costa y, en algunas ocasiones, por debajo del nivel del mar. Hasta aquí, todo normal, pero si a ambas circunstancias sumamos el querer aprovechar al máximo el yacimiento y añadimos una falla que no se esperaba, el resultado ya se lo pueden imaginar.

Efectivamente, hacia el mediodía del día 21 se detectaron una serie de filtraciones de agua marina que nada bueno hacían presagiar. En previsión, se paró la extracción y evacuó a toda la gente que se encontraba trabajando en aquel momento y, en un momento dado, una gran filtración produjo el desprendimiento de toda la pared contigua a la costa, lo que permitió que el agua de mar, a galope, ocupara todo el espacio de la mina creando un tsunami tremendo.

El resultado final fue que en la costa malaya se había creado, en cuestión de cinco minutos, una nueva ensenada de unos 500 metros de largo por 500 de ancho donde antes había un inmenso agujero a unos pocos metros del mar. 

El espectáculo, contado, puede parecer que no sea para tanto, pero uno de los operarios chinos que trabajaban en aquella mina, y previendo la que se avecinaba, puso a grabar una cámara enfocando a la pared que posteriormente desapareció. La fuerza de la naturaleza desbocada, hace poner los pelos de punta a cualquiera.



La excepcionalidad de este documento, único en el mundo a pesar de su pobre resolución, ha servido a los científicos para ver cómo funcionan en realidad los corrimientos de masa y los desprendimientos.

Los malayos, por su parte, y gracias al accidente, ahora disponen de una nueva playa que es un reclamo turístico a la vez de una cicatriz más para la Tierra. Cicatriz que muestra fehacientemente que el hombre, se mire como se mire, no deja de ser más que una plaga para el planeta.

Como no tenían ninguna cala cerca, se la inventaron.